29 de septiembre de 2006

...una cosa más....buenas noches

Mi dulce luna, estoy....¡que...no....puedo....más!. Estoy teniendo un día ....aciago, funesto, desdichado, infeliz, desgraciado, triste, nefasto, infausto, desafortunado...porque mi vocabulario no da para más para expresar que mi vida es un caos. Tengo todos las cimientos de mi existencia resquebrajándose. Permíteme que no me explaye en contarte mis desgracias,...el pudor...y mi difultad en abrir mi corazón me lo impiden.

Cuando estoy así, leo y...como cosas ricas; pero, estoy intentando perder unos gramos,....así que, aquí me tienes leyendo un libro de cuentos nigerianos y...¡mira por donde!...he encontrado uno acerca de...ti....del...sol....del....agua...Lee, lee...que te va a encantar.

Por cierto, la próxima vez que hablemos tú y yo, recuérdame que te cuente cosas de la EXPO de Zaragoza que se llevará a cabo en el 2008...ya sabrás por qué..


LA CASA DEL SOL Y LA LUNA

Hace muchos muchos años, el Sol y el Agua eran grandes amigos y vivían juntos en la tierra. El Sol visitaba al Agua muy a menudo, pero el Agua nunca visitaba a su amigo el Sol. Esto sucedió durante tanto tiempo, que por fin el Sol decidió preguntarle al Agua si había algún problema.

- Me he dado cuenta – le dijo un día el Sol – que yo siempre vengo a visitarte mientras que tú nunca vienes a mi casa. ¿Me puedes decir por qué?

- Está bien – dijo el Agua – el problema no es que no quiera visitarte. El problema es que tu casa no es suficientemente grande para mi. Si viniera a visitarte con toda mi familia, terminaría sacándote de tu propia casa.

- Entiendo – dijo el Sol - de todas maneras, querría que vinieras a visitarme.

- Muy bien – respondió el Agua - si quieres que venga a visitarte, lo haré. Después de todo tú me has visitado muchas veces. Pero, para que esto sea posible, tienes que construir un jardín muy grande; y tiene que ser muy grande porque en mi familia somos muchos y ocupamos mucho espacio.

- No te preocupes, te prometo que construiré un jardín lo suficientemente grande para que tú y tu familia me visitéis.

Los dos amigos estaban muy felices. El Sol fue inmediatamente a su casa, donde le esperaba su novia la Luna. El Sol le contó a la Luna la promesa que le había hecho al Agua, y al día siguiente comenzó a construir un enorme jardín para recibir al Agua.

Cuando terminó de construirlo, el Sol le dijo al Agua que ella y su familia estaban invitadas a su casa. Al día siguiente el Agua y sus allegados, los peces y animales acuáticos, llamaron a la puerta de la casa del Sol y la Luna.

- ¡Aquí estamos! - dijo el invitado. ¿Está todo listo? ¿Podemos entrar sin problemas?

- Pueden pasar cuando lo deseen – respondió el Sol.

El Agua comenzó a fluir en el jardín del Sol y la Luna. En pocos minutos el nivel del Agua llegaba a las rodillas del Sol y de la Luna, así que el Agua invitada preguntó:

- ¿Podemos continuar fluyendo? ¿Hay suficiente espacio?

- Seguro, no te preocupes – respondió el Sol. – Que pase todo el que quiera.

El Agua continuó fluyendo dentro del jardín, alcanzando la altura de la cabeza de un hombre.

- Está bien - dijo el Agua - ¿todavía quieres que todos mis allegados sigan entrando?

El Sol y la Luna se miraron a los ojos y convinieron en que no había nada que hacer, así que le dijeron el Agua que entrase. Tuvieron que trepar hasta el techo porque quedaba poco espacio sobre el agua. El Agua preguntó otra vez si podían seguir fluyendo y el Sol y la Luna insistieron en que no había ningún problema. Y la casa se llenaba cada vez más. Entró tanta Agua que,... pronto rebasó el nivel del techo y... el Sol y la Luna tuvieron que salir y establecerse en el cielo, donde permanecen desde entonces.
¿es verdad este cuento, mi dulce luna?

3 comentarios:

B E L M A R dijo...

Roberto... Ángel...

En Chile si le pones el apellido Parra, aludes a una familia de creadores...

Còmo era Roberto?

B E L M A R dijo...

Por què su recuerdo se confunde con el de Ángel?

B E L M A R dijo...

Què caminos empresariales son los que mencionas?