16 de abril de 2007

Desnudar el alma




Mi dulce luna: Hoy, me dirijo a ti. Después de desaparecer por muchos tiempo, he vuelto y..., como siempre, mirándote y admirándote. Aunque, todos mis amigos creían que estaba sola, no se acordaban que tú y, sólo tú, sabes cómo estoy y dónde estoy y, que con sólo tu presencia, me acompañas. Por eso te doy las gracias; por eso y porque me has ayudado a que esté aquí, otra vez, mostrando mi alma.
Sí, hoy el post va de eso...del alma, de desnudarla. ¡Cuánto cuesta! ¿verdad?, no se hace ante cualquiera, sólo unas pocas personas son las escogidas. Si alguna vez has desnudado tu alma y la otra persona o, en tu caso, otra deidad... ha continuado vestida, ¿cómo te has sentido?.
Bueno, las preguntas en cuestión, no son fáciles, pero.... déjame que te cuente mi experiencia y, si alguien...luego quiere contar la suya, aquí estaré para leerla. Mira, cuando alguna vez lo hago, es deshojando los pétalos de mi presente y pasado y compartir mis anhelos de futuro, mis cuitas...mostrar sin ningún velo mis sentimientos,...pasándolos hoja a hoja como un libro abierto; es,... como un acto de entrega hacía la otra persona, no espero nada a cambio; ahora, ...¡claro!,...si la otra persona también desnuda su alma,..se establece una conexión especial, creo que es lo más hermoso. Cuando dos almas se encuentran no hay nada que las pueda eclipsar, no existe ni edad, ni condición, ni distancia, ni sexo. Sólo dos almas que se comunican entre sí.

14 comentarios:

bruno dijo...

Mi dulce luna, por fin aquí, ahora...¿para siempre?. Hablas del alma, término etéreo y ¡tan próximo!, a la vez.Y mi alma:
Exige a mi labios, de nuevo, que retorne a su emoción verbal, esa emoción dulce y excitante que la proximidad de tu alma provoca en mí y que consigue que toda mi prudencia, discreción, sensatez,gravedad se diluya entre palabras. Y mi raciocinio lúcido se pierde entre las sonoras resonancias de más y más palabras, resonancias infinitas que las alejan pero que las mudan eternas a nuestros oídos, convirtiendo la conversación de nuestras almas en una melódica sinfonía de susurros enferborizados... sublime coro de voces del alma concordantes y entretejidas por el azar en esa atmófera paquistaní, en la que tejimos una amistad.

Po aquí estaré, esperando tus palabras

José Luis dijo...

¡Olé, olé, olé!. Mi dulce luna ha vuelto. Si lo he notado yo en el ambiente y, es que, no te das cuenta cómo influyes en nuestras vidas. ¿te has dado cuenta nuestro amigo Bruno qué poético está? y ¿yo con qué alegría te escribo?.
Cambiando de tercio, ¿cómo lo has pasado en Praga?. Bueno, como te voy a llamar ahora, me lo cuentas.
¡que te quiero, durce luna!

PD: lo que has escrito, es para leerlo dos veces.¡me tienes anonadao!

el zorro dijo...

¡Claro que sí!, aquí sigues. Una alegría enorme al final de la noche. Ya me puedo ir a dormir traquilamente. Es un texto hermoso el que has escrito. Pero. no dices cómo está siendo tu reincorporación al mundo.
Por favor, no decaigas, aunque la entrada sea difícil. Nos haces falta.
Permiíteme que me dé la licencia de decirte:
Te quiero, dulce luna, con todos mis respetos

Siegelin Martinez dijo...

El alma no sólo tiene nombre de mujer, también tiene voz de mujer, de mujer que nos habla de las cosas del corazón, de mujer que se lleva en la piel, de mujer que se echa de menos cuando falta la luna.

Me voy a la cama tranquila, después de ver tus palabras. ¡Que alegría siento de tenerte!.
Besos, dulce luna

almena dijo...

Encantada de tu vuelta, dulce luna.
Ahora las noches volverán a ser claras.
:)

Gonzalo dijo...

¡Bien!, mi dulce luna brillando en el firmamento y yo tan contento. ¿Cómo estas?. Ya sabrás que estoy fuera, pero sabes que mañana tendrás llamada mía. Por hoy está bien, me voy a la capa con tu tenue y acogedora luz.
Besos, besos y más besos para mi dulce, dulce luna

Anónimo dijo...

Hola princesa, acabo de llegar y me habían dicho que habías vuelto. No podía irme a dormir, sinantes leer tus palabras, sentir tu alma y darte mi corazón

Dulce noche para mi dulce luna
Copito de Nieve

indra dijo...

Sííííííí, yo te voy a desnudar mi alma, ¡te echaba de menos!, me encantas, eres como el chocolate...creas adicción. Estoy contestísimos de que estés de nuevo con nosotros, dulce luna
Hoy el cielo, lo veo diferente...estás tú
Besos

Anónimo dijo...

Mi dulce luna, estoy euforico con tu vuelta. Acabo de llegar y aquí me tienes, escribiéndote, a la vez comiendo un bocado y, a la vez viendo a Dragó.
¡que te quiero!
Mudito

Cayetana dijo...

Me voy a la cama con tus dulce y sinceras palabras, con la imagen de una rosa amarilla y la música de Stranges in the night de FranK Sinatra.

Gracias dulce luna, vuelven las noches serenas gracias a ti

la sonrisa dijo...

Mi dulce luna, tu alma mi tiene loca.. Fíjate si lo estaré, que acabo de trabajar y llegar a casa. ¿Me he ido a dormir?¡No! Me he puesto a leer tus palabras, a sentir tu compañía, a tener unos minutos de sosiego y tranquilidad. Ahora, que me siento bien, me voy a mis sábanas fresquitas y maravillosas

Buenas noches y besos

Manuel dijo...

Mi dulce luna y su alma, parece el título de un libro.De un libro que encierra historias de ternura, de valentía, de generosidad, de alegría, de tantan cosas...que , es normal, que crees adicción. Estoy muy contento de tenerte, de leer tus palabras que transmiten tranquilidad.
Besos a mi dulce luna, luego volveré por si dejas algo más.
Buenos días
Manuel Calleja Díez

A. de Palacios dijo...

Mi querida dulce luna, estoy de acuerdo contigo que nuestra alma se puede desnudar ante muy pocas personas, porque te puedes encontrar que muchas de ellas no se desnudan ante ti y...te queda una sensación de vació horrible. De todas las formas, pienso que es importante estar con predisposición de hacerlo, porque te puedes encontrar sorpresas muy gratas. Es lo que me ha ocurrido a mí contigo. Por eso, animo a nuestros amigos a que no tengan miedo, el mundo sería mejor.
Besos, lunita. Luego vuelvo a entrar a ver si has escrito algo

Cajita de música dijo...

Mi dulce luna, aunque te estoy viendo, no sabes que estoy dejándote aquí un poquito de esa alma que tú hablas. Te miro y me sineto segura y contenta cerca de ti. Cuando te veo dar gominolas a los pájaros, me parece que estoy viviendo en el pais de los lunis.
Gracias dulce luna